Innova Ocular - ICO Barcelona

Ambliopía

Un ojo con la retina y el nervio óptico sanos pueden tener muy baja visión a causa de la falta de maduración neurosensorial.

¿En qué consiste la ambliopía?

La maduración correcta del sistema visual se consigue, desde el momento del nacimiento, con la formación de una imagen retiniana nítida en cada ojo y una correcta alineación ocular. El estrabismo (desviar un ojo) o recibir una imagen retiniana borrosa en uno o los dos ojos durante la primera infancia alterarán el desarrollo visual normal, dando lugar a la llamada AMBLIOPÍA (ojo vago o gandul).

Así pues, el ojo amblíope es un ojo con poca visión porque no está siendo correctamente estimulado. Este déficit visual puede ser permanente e irreversible si no se detecta y se trata antes de los 8 años.

¿Se conocen las causas?

El objetivo principal de la exploración oftalmológica en el niño es la detección de las causas que pueden provocar ambliopía.  Estas causas son:

Estrabismo, es decir, la desviación de uno o de los dos ojos (se pierde el paralelismo entre los dos globos oculares). El ojo estrábico puede estar desviado hacia dentro, hacia  afuera, arriba o abajo.

Defectos refractivos: necesidad de gafas por miopía, hipermetropía o astigmatismo, ya sea en los dos o sólo en un ojo. Estos defectos impiden que las imágenes lleguen nítidas a la retina.

Enfermedades del ojo que causan opacidad de medios, como las cataratas congénitas o tener el párpado caído (llamado ptosis palpebral).

¿Se puede prevenir?

Es importante traer tu hijo a una revisión oftalmológica para poder detectar estas posibles anomalías. Si las detectamos y corregimos precozmente, la ambliopía se puede evitar y revertir con facilidad.

¿Puede ser grave?

Sí. En ocasiones nos llegan a la consulta pacientes adultos que, sin saberlo, tienen en un ojo una visión de sólo el 10% y ya no podemos hacer nada por estimular su visión.

¿Cómo se trata?

Se trata poniendo todos los medios posibles para que al cerebro le llegue una imagen nítida antes de los 8años de vida. A veces será relativamente fácil con unas gafas y un parche en el ojo bueno para obligar a que el ojo gandul trabaje. En otras será una operación de catarata congénita o de estrabismo.

Sea lo que sea la ambliopía es un desafío permanente para que, en manos de Oftalmopediatras y Optometristas pediátricos expertos, ningún niño se haga mayor con una falta de  visión que podríamos haber recuperado.

Este sitio web usa cookies, lea nuestra politica de privacidad aquí
Política de cookies