Innova Ocular - ICO Barcelona

La uveítis más a fondo

Trastornos sobre los que la Unidad de Úvea de ICO tiene dilatada experiencia.

Al ser una enfermedad compleja y extensa, para los muy interesados la explicamos en esta página con más detalle y con un lenguaje más técnico.

Los oftalmólogos expertos en uveítis han de conocer muy bien todas las estructuras oculares y muchas enfermedades no oculares.

Los distintos tipos de uveítis y su forma de presentación:

Uveítis anterior: es la forma más frecuente y afecta al iris y al cuerpo ciliar. Característicamente se manifiesta en forma de dolor, enrojecimiento ocular y fotofobia (sensibilidad ante la luz). Si va acompañada de mucha inflamación o edema macular quístico (una afectación de la macula que puede acompañar la uveítis anterior sin afectación posterior propiamente dicha) puede acompañarse pérdida de visión.

Uveítis  intermedia (también llamada pars planitis) o posterior: típicamente existe disminución de la agudeza visual, visión de “moscas volantes”  o miodesopsias (que reflejan la presencia de agregados de células inflamatorias en el humor vítreo) y, ocasionalmente fotofobia.

Uveítis posterior, cuando afecta a la coroides y por vecindad a la retina y al nervio óptico. Aquí puede haber miodesopsias pero predominará la pérdida de visión.

Distintas causas de uveítis (la gran lista de enfermedades):

  • Causas infecciosas: 
    Pueden ser infecciones sistémicas que afectan todo el organismo siendo la más frecuente de ellas la corioretinitis por toxoplasma, un parásito microscópico que podemos ingerir mediante carne cruda o no bien cocinada o verduras mal lavadas . Otras infecciones que pueden presentar uveítis entre sus manifestaciones clínicas son la sífilis o el VIH. También pueden ser causadas por infecciones que solo afecten el ojo siendo la más frecuente de ellas la uveítis anterior causada por el virus herpes.

Tras una operación ocular se puede producir una infección que se manifestará en forma de uveítis infecciosa.

  • Causas reumatológicas: 
    Como la artritis idiopática juvenil que afecta a niños o la espondilitis anquilopoyética que afecta a adultos con dolor de espalda y uveítis anterior de repetición.
     
  • Causas autoinmunes: 
    Desde las enfermedades inflamatorias intestinales (como la enfermedad de Crohn o Colitis ulcerosa) hasta las vasculitis (como la enfermedad de Behçet que se manifiesta en forma de úlceras orales y genitales) o otras enfermedades menos frecuentes como la sarcoidosis o el  lupus eritematoso sistémico. 
     
  • Traumatismos:
    Días o semanas después de un traumatismo se puede presentar la uveítis como consecuencia de éste.
     
  • Otras (o síndrome enmascarada, es decir, engañosos): 
    Algunos linfomas, leucemias y otras enfermedades neoplásicas también pueden manifestarse en forma de uveítis. Siempre debemos descartar estas entidades por su gravedad e implicación vital. En el diagnostico diferencial de este ultimo grupo encontramos las metástasis o el retinoblastoma en niños.

También pueden simular uveítis enfermedades degenerativas como la retinitis pigmentosa, algunas malformaciones vasculares de la retina (como la enfermedad de Coats) e incluso la retinopatía asociada a la Diabetes.

Qué debería siempre explicar a mi medico cuando soy diagnosticado de uveítis?

El medico siempre deberá preguntar sobre  manifestaciones a otros órganos como son:

  • Úlceras bucales o genitales (asociadas a enfermedad de Behçet)
  • Lesiones cutáneas
  • Dolores de las articulaciones así como dolor de espalda (podría asociarse a espondilitis anquilosante)
  • Cambios en el ritmo deposicional: diarrea, pérdida de sangre por las heces (podría estar relacionada con enfermedades inflamatorias intestinales)
  • Pérdida de peso importante en los últimos meses  o pérdida de apetito (para descartar procesos neoplásicos o infecciones)
  • Tos o dificultad de respirar (podría estar relacionado con la sarcoidosis)
  • Hormigueo en manos y pies, visión doble, dificultad para andar (la esclerosis múltiple, enfermedad neurológica degenerativa también puede ir acompañada de uveítis)

Pruebas complementarias:

Tradicionalmente, el estudio de estos pacientes se ha realizado a través de extensos protocolos que incluyen un gran número de exploraciones complementarias de laboratorio y de imagen. Atendiendo a las características morfológicas, curso evolutivo y porción de úvea implicada podemos ayudar a orientar la causa de la uveítis y así minimizar el número de exploraciones complementarias necesarias.

Como suele ocurrir en medicina, la experiencia del profesional es una clave fundamental en el manejo de esta enfermedad tan compleja.

Tratamiento: 

El tratamiento de la uveítis anterior puede involucrar:

  • Gafas oscuras
  • Gotas oftálmicas que dilaten la pupila para aliviar el dolor y evitar la formación de cicatrices
  • Gotas oftálmicas con corticoides
  • Si hay causa infecciosa conocida, el tratamiento de esta

El tratamiento de las uveítis intermedias o posteriores puede incluir:

  • Tratamiento también con gotas oftálmicas
  • Tratamiento local con inyecciones intraoculares  o subtenonianas ( dentro del ojo o alrededor de él)
  • Corticoides por vía oral
  • Antibióticos o antivíricos por vía oral
  • Fármacos inmunosupresores ya sean por vía oral, subcutánea o incluso en casos más graves endovenosa 

Complicaciones de las uveítis:

Algunas de ellas pueden ser quirúrgicas y otras requerir tratamiento medico, las más importantes son:

Más respuestas e información sobre la Uveítis en: Uveítis

 

Este sitio web usa cookies, lea nuestra politica de privacidad aquí
Política de cookies