Innova Ocular - ICO Barcelona

Ojo seco

El ojo seco aunque habitualmente no es una enfermedad grave, condiciona la calidad de vida de muchísimas personas.

¿Cómo es la enfermedad?

Algunas personas no producen suficiente lágrima para mantener el ojo húmedo y confortable.

Síntomas como picor, quemazón, sensación de cuerpo extraño o de sequedad, fatiga visual, sensibilidad elevada ante cualquier irritación y secreción mucosa son los síntomas más comunes de la falta de lágrima. El déficit de lágrima o una composición inadecuada de alguna de sus capas es una contraindicación muy importante para el uso de lentes de contacto.

¿Se conocen las causas del Ojo Seco?

Los factores que con mayor frecuencia conducen al ojo seco son: la edad avanzada, el sexo femenino en la etapa postmenopáusica, la artritis reumatoide y determinados fármacos, especialmente los betabloqueantes y algunos antidepresivos. Afortunadamente cuando estos medicamentos son necesarios, en la mayoría de los casos el trastorno se puede controlar con éxito instilando lágrimas artificiales.

¿Cómo podemos tratarlo?

Las lágrimas artificiales son el tratamiento inicial de la mayoría de los ojos secos, aplicándose tan a menudo como sea necesario. Muy importantes son otras medidas preventivas  como colocar humidificadores junto a las calefacciones para evitar la evaporación excesiva de la lágrima, dejar de fumar y evitar los locales contaminados. Aplicar una pomada oftálmica lubricante al acostarse protege los ojos durante ese período y reduce la molestia del momento de abrir los ojos por la mañana. En casos más rebeldes se puede ocluir los puntos lacrimales para evitar que se pierda lágrima por la vía de salida hacia la cavidad nasal.

Este sitio web usa cookies, lea nuestra politica de privacidad aquí
Política de cookies