Innova Ocular - ICO Barcelona

Lentes trifocales, el último avance en presbicia y cataratas

Las lentes trifocales son una innovadora y efectiva solución en la cirugía de presbicia y cataratas, permitiendo disfrutar de una visión de calidad y para siempre en todas las distancias.

Dr. David Andreu - Lentes Trifocales - Badalona TV
02/03/2016

A medida que nos vamos haciendo mayores, el cristalino va envejeciendo. En consecuencia, empezamos a tener algunos problemas oculares como presbicia (vista cansada) y cataratas.

Adaptación de la entrevista realizada al Dr. David Andreu en el programa “La gran vida” de TV Badalona.

¿Qué es el cristalino?

El cristalino es una pieza clave del ojo. El ojo es una cámara fotográfica y en su interior, en el centro, hay una lente que es como una lupa pequeña, tan transparente que los primeros anatomistas la llamaron “cristalino”.

¿Qué misión tiene el cristalino?

El cristalino tiene dos misiones.
La primera, es enfocar, como una lupa, y hacer que la luz llegue y se enfoque en la retina.
La segunda, es adaptarse a la distancia del objeto, es decir, es un autofoco natural que se adapta a la distancia que está viendo el cerebro, ya sea un libro o un teléfono móvil, una pantalla o un objeto a larga distancia.

¿Qué le ocurre a la vista con la edad?

Es un proceso. Lo primero que le ocurre al cristalino es que se vuelve más rígido. Al ser menos elástico, empieza a costarle enfocar, sobre todo, de cerca. Esto ocurre aproximadamente a los 45 años, a veces antes, dependiendo de cada persona, y es cuando empezamos a estirar el brazo.

La vista cansada o presbicia es el primer fenómeno de envejecimiento de una lente natural. Las cataratas aparecen dos décadas más tarde, cuando el cristalino, además de ser rígido, se hace opaco y pierde la transparencia.

Primero aparece la presbicia y, luego, en el mismo lugar, la catarata. Este es uno de los principales procesos que afectan el principal proceso que afecta a la visión.

¿Cómo ha evolucionado la tecnología en la cirugía de cataratas?

Inicialmente, operábamos quitando la catarata y poniendo en su lugar una lentilla artificial que, hasta hace unos años, era una lentilla plana con solo una distancia. Con el tiempo se empezó a pensar que esta lente, que obviamente no era elástica como el cristalino al que imitaba, podría ser multifocal, es decir, una lente con anillos concéntricos que haría que en la retina se enfoquen todas las imágenes a diferentes distancias.
Con estas lentes multifocales se intentaba encontrar una visión lo más perfecta posible, que imitara la visión de la juventud. Se llegó a un nivel de éxito muy alto, pero no se alcanzaba el 95% o el 100% que es lo que los médicos buscamos siempre. Luego, afortunadamente, aparecieron las lentes trifocales.

¿La lente trifocal es una lente multifocal? ¿En qué consiste este tipo de lente?


La lente trifocal es un tipo de lente multifocal. En el último año y medio, dos laboratorios han encontrado un sistema que empieza a reducir sustancialmente los problemas que teníamos con las multifocales. A esta lente la han llamado trifocal, porque realmente condensa la luz y la aprovecha en una distancia de tres focos: de lejos, intermedia y de cerca.

¿Qué otros beneficios ofrecen las lentes trifocales?

Gracias a estas lentillas el paciente puede leer el periódico al día siguiente de la operación o mirar de lejos y acertar el 95% de las letras. Hemos pasado de operaciones sofisticadas y complejas a operaciones que entran dentro de la magia. Te operas hoy y mañana puedes hacer vida normal o tener como máximo dos o tres días de prudencia.

Te operas hoy y mañana puedes hacer vida normal.

Con las lentes multifocales, además, teníamos un problema que ahora, prácticamente, ha desaparecido, es la neuroadaptación. Antes, llegaban al cerebro todas las imágenes enfocadas juntas y había una especie de confusión inicial. El cerebro tenía que discernir cuál era la distancia que en ese momento le interesaba mirar. Estábamos hasta tres meses esperando a que un paciente nos dijera que ya veía bien. Con las lentes trifocales, la neuroadaptación o es inmediata o es muy corta.

Con las lentes trifocales la neuroadaptación o es inmediata o es muy corta.

¿En qué consiste este tipo de cirugía?

Se trata de la conocida cirugía de la catarata en la que , a través de una incisón de unos 2mm de diámetro, extraemos el cristalino e implantamos la lente plegada que, inmediatamente se despliega y ocupa su lugar detrás de la pupila. En 10 minutos suele estar acabada, sin molestias para el paciente.

¿Qué grado de éxito tienen las lentes trifocales?

Podemos hablar del 97-98%. Este dato en medicina es muy alto.

La edad es un factor importante, sin embargo, ¿a cada paciente se le tiene que estudiar individualmente?

Nos encontramos con dos situaciones diferentes:

Cuando el paciente tiene cataratas y se le tiene que operar. Estudiamos a qué función le afecta esta mala visión por transparencia en su día a día; si le molesta en la lectura, en la conducción o en la movilidad, por ejemplo. Esta situación nos lleva a decidir cuándo será el momento más oportuno para operarle. También decidimos junto con el paciente, si necesita lentes monofocales o trifocales, según sean sus intereses (si no le importa llevar gafas, si se quiere olvidar de ellas, etc.).

Cuando el paciente no quiere llevar gafas y aún no tiene cataratas. Siempre habíamos pensado que teníamos que ponernos gafas para corregir la presbicia, pero la tecnología nos ha llevado a encontrar una solución definitiva a través de las lentes trifocales. Sin embargo, esta situación es más compleja que la anterior porque estamos hablando de una persona de 45 a 60 años, a quien le tenemos que extraer un tejido que aún está sano y que, aunque no es elástico, es transparente. Hay que valorarlo bien y ayudar al paciente a encontrar la mejor solución.

¿La operación hay que repetirla al cabo de los años?

No, la técnica es para siempre, porque extraemos la catarata y solo mantenemos la cápsula del cristalino, que es como una funda, y nos ayuda a que la lentilla se mantenga estable y bien orientada durante toda la vida. Esta cápsula, con el paso de los meses o años, puede volverse opaca (“tengo la lentilla sucia”), pero solucionarlo es muy simple, porque podemos abrirla con un láser en dos minutos y sin dolor.

¿Hace falta un tiempo de aclimatación?

Con las trifocales, normalmente, en una semana el paciente ya está aclimatado. No obstante, no bajamos nunca la guardia, cualquier decisión quirúrgica debe tomarse con las máximas garantías, con un paciente  bien informado y la mejor relación de confianza con el equipo quirúrgico y especialmente con el cirujano o cirujana.

 

Más información sobre lentes trifocales aquí.
 

Este sitio web usa cookies, lea nuestra politica de privacidad aquí
Política de cookies