Innova Ocular - ICO Barcelona

La visión multifocal natural

¿Cómo evoluciona nuestra vista a medida que nos vamos haciendo mayores?
¿Podemos volver a ver como cuándo éramos jóvenes?

26/10/2016

Durante la juventud, nuestra vista tiene un maravilloso sistema natural de enfoque que trabaja con una perfección extraordinaria. Es tan perfecto, que las cámaras de fotos digitales han copiado este funcionamiento.

Cuando el cerebro advierte que la imagen que le llega está desenfocada, manda una orden de forma automática e inmediata al músculo ciliar, adherido al cristalino (la lente principal del ojo), para que se relaje o se contraiga, provocando un cambio de tensión de las microfibras que sostienen el cristalino. De esta manera, el cristalino cambia de forma y varía la curvatura de sus dos caras, adaptándose a la distancia exacta del objeto que está mirando. Esto, además, ocurre en los dos ojos, revelándonos la profundidad y el volumen. A este sistema natural de enfoque se le denomina “acomodación”.

Con los años, la pérdida de enfoque va avanzando y puede llegar a las 3 dioptrías, la distancia en la que solemos leer un libro.

Sin embargo, cuando llegamos a la madurez, alrededor de los cuarenta y cinco años, este sistema de regulación visual empieza a tener dificultades de enfoque en las distancias próximas. Con los años, esta pérdida de enfoque va avanzando y puede llegar a las 3 dioptrías, es decir, a 33 cm de nuestros ojos, la distancia en la que solemos leer un libro. Hay varias teorías sobre las causas de este proceso, y una de ellas apunta a la rigidez del cristalino debido a su propio envejecimiento.

Al llegar a los sesenta años, lo habitual es que el cristalino empiece, además, a perder la transparencia, dando lugar a la catarata.

Con una sola lente, somos capaces de enfocar como cuando éramos jóvenes en las tres distancias principales.

A lo largo del tiempo, se ha tratado de solucionar la presbicia a partir de diferentes líneas de investigación, pero solo con el desarrollo de las lentes bifocales y, posteriormente, las lentes trifocales, hemos llegado a una increíble solución realmente satisfactoria. Ahora, con una sola lente trifocal, somos capaces de enfocar como cuando éramos jóvenes en las tres distancias principales (cerca, lejos y distancia intermedia) y con una calidad extraordinaria.

La investigación en la visión avanza a pasos agigantados y, aunque la presbicia (vista cansada) es un proceso natural de envejecimiento, no lo aceptamos y perseguimos su solución.

 

 

 

 

 

Dr. David Andreu

Director médico de Innova Ocular ICO Barcelona

Este sitio web usa cookies, lea nuestra politica de privacidad aquí
Política de cookies