Innova Ocular - ICO Barcelona

El fracaso escolar y los problemas visuales

¿Cómo puede afectar la visión de nuestros hijos en el éxito o fracaso escolar?

19/09/2014

Cuando empieza la época escolar es necesario que nada interfiera en la educación del niño. Son varios los factores que pueden influir y uno de ellos es una mala visión. La detección precoz de los problemas de visión es fundamental para tener mayor posibilidad de éxito con la implementación de un tratamiento correcto. Por esta razón, aunque la primera revisión oftalmológica es recomendable hacerla a los 3-4 años, debería alertarnos si notamos algunos de los siguientes síntomas.

¿Qué nos debe alertar?

Deberíamos llevar a nuestros hijos al especialista cuando:

  • El niño presenta cansancio frecuente en la lectura, al hacer los deberes o en clase, asociado a ojos rojos o dolor de cabeza después de leer (podrían ser indicios de hipermetropía).
  • El niño entorna los ojos para fijarse en las cosas o para mirar la televisión (podría indicar miopía).
  • El niño gira la cabeza al mirar (podríamos estar frente a un problema de movimientos oculares: estrabismo), o tiene preferencia en la mirada de un ojo sobre otro (podría tener un ojo vago).

La importancia de la detección precoz

Es muy importante que los padres estén alerta a las señales y/o quejas del niño, ya que la detección precoz de una anomalía es fundamental para la buena visión del niño. En el examen oftalmológico miramos:

  • La agudeza visual
  • La motilidad, es decir, los movimientos oculares
  • Dilatamos la pupila para observar el Nervio Óptico y la Retina y para graduarlo adecuadamente, ya que solo de esta forma se anula la capacidad de enfoque que altera la graduación (acomodación).

Defectos de refracción: los más frecuentes

Se trata de aquellos ojos que, por una alteración en su forma, no permiten que la luz enfoque en la retina y ven desenfocados. Las causa más frecuentes son:

  • Hipermetropía: el ojo es más pequeño de lo normal y la imagen se forma detrás de la retina. El niño para enfocar debe realizar un esfuerzo, sobre todo de cerca.
  • Miopía: el ojo es de mayor tamaño y la imagen se forma por delante de la retina. Generalmente los niños miopes que no usan gafas son más tímidos, retraídos y prefieren actividades que no se hagan al aire libre (lectura, manualidades).
  • Astigmatismo: la imagen aparece distorsionada cuando la cornea no es esférica.
  • Ojo vago: es cuando la visión del niño no es adecuada para su edad con su graduación o hay una diferencia entre la visión de ambos ojos. Cuanto más precoz es el diagnóstico, más conseguiremos estimular el ojo. El tratamiento al principio consiste en poner un parche y en algunos casos, en las fases finales, pueden utilizarse gotas o filtros.

Si estamos alerta podemos evitar fracasos escolares y mejorar el rendimiento escolar

  • Si la visión no es la adecuada o no está corregida, al niño puede que no le guste leer o estudiar. Cuando veamos alguna señal de un posible problema debemos acudir al especialista.
  • Una iluminación adecuada ayuda en el rendimiento escolar.
  • Hay que evitar el abuso de televisión, ordenador y videojuegos que pueden provocar enrojecimiento o irritación ocular. Es aconsejable asociar periodos de descanso.

Las gafas son para que el niño pueda ver de la mejor forma posible. Si no quiere quitarse las gafas no es porque "se acostumbre a ellas" sino porque se ha acostumbrado a VER BIEN.

 

Dra. Silvia Gamboa

Unidad de Oftalmología Pediátrica de ICO

Este sitio web usa cookies, lea nuestra politica de privacidad aquí
Política de cookies